domingo, 23 de septiembre de 2012



¿Quién lleva los desechables?
Fiesta el sábado.


Comida
Bebidas
Música
Juegos
Desechables… qué?

¿Quién no ha organizado una fiesta entre amigos o familia?
Nos preocupamos porque todo esté listo y algo que nunca debe faltar son los desechables pues es en dónde comeríamos, dónde nos serviríamos las bebidas ¿verdad? Además de ser muy útiles y nada pesados son bastante económicos, una bolsa con 50 vasos o 50 platos cuestan entre $20 y $25.

Bien, después de haber disfrutado de la dichosa fiesta, después de haber bailado y habernos servido quién sabe cuántos vasos de bebidas (sí, alcohólicas) y digo: quién sabe cuantos vasos, porque hasta eso, nos damos el lujo de perder el primer vaso y así sucesivamente hasta acabar con la bolsa; juntamos la basura en una muy necesitada “bolsa negra” y como en una fiesta nunca van los que siempre dicen que irán, de 30 que invitas van 10 (en fin, este es tema para otra ocasión), esa bolsa se llena y mágicamente hay basura que bien pudieron desechar hasta 100 personas.

¿Te sorprende? Sabemos que no, realmente esto no te sorprende, todos hemos sido parte de esto. ¡Es una fiesta! ¿A quien le importa la contaminación?

¿Pero por qué tanto “problema” con eso? ¿Qué tienen los estúpidos vasos y platos blanquitos, qué nos preocupa mucho?
Estos productos desechables o vasitos de unicel son algunos de los contenedores de la vida cotidiana más peligrosos que se han creado, pues para su fabricación requieren de inmensas cantidades de petróleo. Estos productos tardan hasta 500 años en degradarse y por lo mismo son acumulables.

Además, el unicel se fabrica con benceno, un reconocido cancerígeno. Desafortunadamente, la mayoría de las personas desconoce sus características nocivas para la salud, la fauna y el medio ambiente.

Es muy facil pensar que no pasara nada, pero sí pasará porque no existe en nosotros una cultura de reciclaje, mucho menos una de no tirar la basura en cualquier lugar, se lo dejamos al otro.

Mientras nosotros ya ni nos acordamos de que pasó con el vaso que utilizamos en aquella fiesta, éste además de haber liberado toxinas al entrar en contacto con la comida o bebidas que amenazan la salud de la persona ya que con el uso constante originan cáncer, al paso del tiempo va liberando más sustancias toxicas y se va desintegrando en microscópicos pedazos, obviamente no los percibimos a la vista pero siguen ahí y también son dañinos para el ambiente

El principal afectado por la acumulación de los vasitos (sí, además del que los compra y usa): es el mar. Mas que un problema estético, puesto que arruinan la vista, son una grave amenazaba para las especies marinas y algunas de las especies de aves que habitan en esos lugares, ya que las ingieren y se atragantan.

“El gran parche de basura en el océano pacifico
En medio de lo que la costa de California y Japón hay una enorme masa de basura flotante, y se estima que es de la extensión del estado de Texas, aproximadamente 5 billones de toneladas de esa basura es plástico. Hay partes del océano en las que hay diez veces más basura que plancton, que es el alimento de la mayoría de los peces en el lecho marino. En el siguiente video “ingles” se describe lo que es el gran parche de basura y el porcentaje de basura de procedencia del viento o de las alcantarillas.”



Bien lo decíamos antes “el petróleo es tóxico y daña la salud y el medio ambiente, no sólo cuando se lo encuentra, transporta y refina, sino también por las maneras en las que se utiliza y desecha”.

Top Four del Unicel

  • Cuando el unicel es quemado, genera gases de ácido cianhídrico, los cuales son muy venenosos y además generan gases invernadero. Además de producir enfermedades en nuestro sistema respiratorio.
  • Los agentes químicos utilizados en su elaboración generan gases clorofluorocarbonados (CFC´s) los cuales destruyen la capa de ozono que protege a la tierra de los rayos del sol.
  • Al meterse al horno de microondas, producen DIOXINAS, que al acumularse en el organismo, pueden provocar CÁNCER.
  • Aspirar los vapores, consumir alimentos o beber líquidos contaminados con petróleo y gas ocasiona problemas para la salud reproductiva, tales como la regla (menstruación) irregular, abortos espontáneos, parto de niños muertos y defectos de nacimiento.
<!--[if !supportLists]-->

El uso indiscriminado de vasitos de Unicel y cualquier producto derivado del petróleo ha dado paso a diversas investigaciones que han desarrollado nuevos materiales y métodos de producción que sean capaces de producir plásticos degradables, son el mismo producto pero tiene un periodo de degradación más corto y son  fabricado con POLIHIDROXIALCANOATOS, que son poliésteres naturales producidos por bacterias.

Aunque ya se producen industrialmente aun no son utilizados por la sociedad para reemplazar a los de unicel, ya que los productos derivados del petróleo son más baratos.





Como primer paso y de aquí que la economía permita que usemos estos vasos menos dañinos para el ambiente y el ser humano, además para que el petróleo no se acabe y se use de una manera adecuada (esperemos que sea así) ¿qué podemos hacer?

<!--[if !supportLists]-->       <!--[endif]-->Reducir al máximo el consumo de productos con este material
<!--[if !supportLists]-->       <!--[endif]-->Evita las comidas rápidas o preparadas que llevan este tipo de envoltorio. No compres Maruchan! Si es posible lleva tus propios recipientes.
<!--[if !supportLists]-->       <!--[endif]-->Busca aquellos productos cuyo envoltorio sea reciclable.
<!--[if !supportLists]-->       <!--[endif]-->Si los vas utilizar, guárdalos. No los tires en donde quieras.
<!--[if !supportLists]-->       <!--[endif]-->Para ayudar a los animales, si los utilizas, vacía la comida para que ellos no empiecen a comer el resto. 





Referencias
La verdad sobre el unicel. Texto
Plásticos y contaminación ambiental. Texto

El mundo sin petróleo. Documental de National Geographic http://lta.reuters.com/article/businessNews/idLTASIE88I05X20120919



Equipo #4

Myriam Aguilar Resendiz 

Norma Granados Silva

Fabiola Wendolin Gómez Aguilar
Alejandra Rocha
Cecilia Romero
Lizbeth Cabral S. 
Rubi Chávez Vargas 



No hay comentarios:

Publicar un comentario